CRÍTICA: MESHUGGAH – THE VIOLENT SLEEP OF REASON (2016)

Meshuggah - The Violent Sleep Of Reason
Meshuggah - The Violent Sleep Of Reason

Me he encontrado un problema a la hora de reseñar The Violent Sleep Of Reason, el ultimísimo lanzamiento de los influyentes y venerados Meshuggah. Aquí ya no vale comentar canción por canción, hablando de si usan esta técnica o que si en esta parte aceleran o frenan. En este disco hay que hablar de sentimientos, de lo que transmite.

Tenemos por delante lo habitual en Meshuggah: un festival de riffs djent adornados con los alucinantes solos alienígenas de Fredrik Thordental, bajo los intrincadísimos ritmos de Tomas Haake, de esos que te parten el cuello como intentes seguirlos por tu cuenta.

Pero la historia particular de The Violent Sleep Of Reason es que es un disco en el que no destacan especialmente varias canciones por encima de otras. Lo que le hace especial, frente a otros de la discografía de Meshuggah, es que hay que escucharlo completo, del tirón. Seguramente haya influido en esto el que lo hayan grabado tocando todos los componentes a la vez, prácticamente en directo, consiguiendo que suene todo mucho más orgánico.

Tras las obligadas trescientasmilquinientas escuchas, y su posterior árdua digestión ha sido cuando he asimilado la idea de este álbum. En mi opinión, esta vez la intención ha sido la de crear una especie de espeluznante banda sonora de ciencia ficción / terror.

Esta obra es un todo, un bloque, en el que cada parte por separado no tiene sentido, sino que es el conjunto de todas las canciones lo que lo tiene. Es una experiencia única dejarse llevar por la atmósfera cuidadosamente elaborada de The Violent Sleep Of Reason, visualizar en tu mente horrores cósmicos a bordo de inmensas naves con todo salpicado de sangre, mientras Meshuggah castigan tus oidos.

Ya me llamó la atención el single de adelanto, Born In Dissonance. Un tema muy bailable, pero que cumplía todos los estandares del grupo. Por suerte no me gusta hacer juicios prematuros y eso me ha permitido disfrutar con este estupendo disco.

Por destacar alguna canción, aparte de Born In Dissonance, me ha impactado especialmente Ivory Tower, un tema que casi llega a rozar el sludge. Digo casi porque las melodías sobrenaturales de Thondertal te van introduciendo en un estado de pánico del que crees que has escapado cuando parece que ha terminado la canción. Pero no, arranca de nuevo la parte principal a modo de conclusión, absorbiendo lo poco que queda de tí como si de un agujero negro se tratara.

Con riffs tan pesados como miles de estrellas de neutrones, Into Decay cierra el disco. La sensación final es de extenuación, la misma que pasar por un complicado trance. Y aquí entra el extraño comportamiento del ser humano. De la misma manera que uno baja hecho polvo por pasar un mal rato en la montaña rusa, y se vuelve a poner casi instantáneamente a la cola para subir otra vez, vas tú y le das al replay para saborear de nuevo The Violent Sleep Of Reason. Y otra vez. Y otra.

Written By
More from Vermiis

CRÍTICA: KRYPTS – REMNANTS OF EXPANSION (2016)

De la mano de Dark Descent Records nos llega Remnants Of Expansion,...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.