BLAST BEATS: MATT GARSTKA – KA$KADE (ANIMALS AS LEADERS)

Las baterías programadas del primer disco de Animals As Leaders dejaron con la boca abierta a más de uno. El, en principio, proyecto en solitario de Tosin Abasi no estaba pensado que derivara en un grupo con más músicos aparte de Abasi. Precisamente por eso, cuando poco más tarde anunció que había encontrado dos componentes para seguir adelante en forma de banda completa, me rasqué la cabeza pensativo.

¿Se pueden tocar estos ritmos en directo de forma natural? -pensé. La publicación del segundo disco, Weightless, respondió mi duda. Navene Koperweis resultó ser un batería formidable, continuando la línea previamente marcada por Abasi y Misha Mansoor (Periphery), y aportando sus propias influencias, ya expuestas en Animosity, su anterior grupo.

Tiempo después Navene abandonó Animals As Leaders, y entró Matt Garstka, un completo desconocido en la escena. La inquietud nos abordó a todos, porque aunque se sabía que Matt se había graduado en la prestigiosa Escuela de Música de Berklee, no estaba muy claro si iba a estar a la altura.

Apareció The Joy Of Motion, el tercer disco de Animals As Leaders, y de nuevo las dudas se despejaron rápidamente. Matt Garstka y sus variadísimas influencias aportaron un toque más fresco al grupo, consolidando el sonido tan especial que necesita la banda.

Matt ha mostrado que puede tocar jazz, ritmos latinos, funk, metal y seguramente todo lo que se proponga. Lo mezcla todo en la batidora y consigue algo que muchos baterías no tienen, ni aunque toquen mil años. Estoy hablando de tocar con alma, tener flow, no limitarse a la partitura, consiguiendo un sonido cálido y emocionante.

He tenido la suerte de verle en directo hace apenas unos días, y no tengo palabras para describir cómo se siente uno viendo y escuchándolo tocar. No hay apenas hueco para improvisar en unas canciones tan complejas como las de Animals As Leaders, pero Matt Garstka lo busca sin forzar la máquina. Y lo mejor de todo es que no lo hace por lucimiento personal, sino para hacernos ver que su grupo no se limita a llegar a la sala y tocar las canciones calcadas al disco. Nos enseña que la música está viva, que parte de la gracia es tocar tu instrumento y decir con éste lo que sientes en ese preciso momento.

No voy a entrar en momentos estelares del vídeo, porque son contínuos. Sólo fijaros en la potencia con la que toca y cómo se tambalea su batería con cada pegada. Espero que el edificio tuviera buenos cimientos.

Tags from the story
,
Written By
More from Vermiis

Crítica: Pro-Pain – Voice Of Rebellion

Si algo funciona, no lo cambies. Es lo que los veteranos Pro-Pain...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.