Crítica: Animals As Leaders – Weightless

Siguiendo la idea de revisar la discografía de ANIMALS AS LEADERS, toca reencontrarse con su segundo álbum, WEIGHTLESS. Dos años después de su debut, volvían a sacar disco. Tosin Abasi había reclutado a Javier Reyes como segundo guitarrista y a Navene Koperweis a la batería. No salen las cuentas si buscáis al bajista. Teniendo ocho cuerdas y un Axe-FX cada uno, resultó innecesario.

Weightless desprende cariño por todos lados. Es tan, o más, complejo que el anterior álbum y a la vez más sencillo de escuchar, es la obra en la que Animals As Leaders encontraron su sonido particular, su distinción frente a otros grupos de metal progresivo. Porque no nos engañemos, no inventaron un género nuevo. Lo que sí hicieron fue distinguirse frente a muchos otros.

Comienza el vendaval de emociones con An Infinite Regression, un festival de slapping y doble bombo con subidas y bajadas dignas de una montaña rusa. Odessa recuerda a música de videojuegos de ocho bits. La melodía principal de Somnarium ha estado meses en mi cabeza, y seguramente sea de mis canciones favoritas del disco. En Earth Departure hay cambios de ritmo constantes, contando con un final espectacular. Isolated Incidents es la canción con la que los conocí, así que para mi tiene un significado especial, la sección de justo en medio de la canción que va después del slapping me sigue atrapando. Do Not Go Gently quizá sea la más djent de todas, pero ya quisieran muchos grupos parir las melodías que contiene la canción, no por complicadas, sino por lo cálidas que resultan al escucharlas.

La segunda sección del disco comienza después del descanso que proporciona New Eden. Cylindrical Sea es de las más alienígenas de todas, una maniobra formidable de composición. Espera nos da otra tregua para asimilar To Lead You To An Overwhelming Question, la canción más pesada en cuanto a dureza y graves trayendo como regalo un interludio en plan jazz para pillarte con la guardia baja antes de volver a aplastarte con sus riffs. Weightless empieza a prepararnos para el final, la paz que contiene David, un punto final con únicamente guitarras acústicas.

Como curiosidad, los títulos de las canciones son capítulos de la serie Rama del escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke. No puedo añadir mucho más, sólo recomendaros encarecidamente la escucha de este disco, puede que os acabe cambiando como me pasó a mí.

Tags from the story
,
Written By
More from Vermiis

CRÍTICA: DEVIN TOWNSEND PROJECT – TRANSCENDENCE (2016)

Transcendence es el flamante nuevo disco de Devin Townsend Project, el grupo...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.