Relato apocalíptico “Ocho minutos” de Vicente Ortiz Guardado

Bienvenidos de nuevo; obscuros saludos desde este reducto de confinamiento al que insistimos en llamar hogar.

Hace unos pocos días -admito que con cierta emoción visionaria- he visto en las noticias como nuestros “Ocho minutos” pueden estar ya más cerca; ni más ni menos que la mismísima NASA certifica que el Sol se está debilitando.https://okdiario.com/curiosidades/nasa-lanza-advertencia-sol-esta-debilitando-5626679

Poco que añadir al autorizado informe; amigos, aprovechad las radiaciones solares cual Julio Iglesias porque esto puede que sea el principio del fin. Antes, eso sí, leed este apasionante relato; el gran Vicente Ortiz Guardado toma el relevo entrando en la convocatoria con la fuerza de Amon y la luminosidad de un falleciente Ra.

El obscuro y extremo sonido de Incantation con el tema “Carrion Prophecy” aderezará la lectura.https://www.youtube.com/watch?v=ySgZrpYxryM

 

 

 

Ocho Minutos

de Vicente Ortiz Guardado

 

 

 

Los distintos poderes fácticos, religiosos y gubernamentales chocaban tanto, que los ambiguos y presionados pronósticos científicos, cada vez más desacreditados, estaban siendo tan variados, que aún no había consenso para anunciar una teoría oficial que agradase a todos. Lo que sí estaba aceptado, es que, si ocurría, cuando todo fuera oscuridad, el sol ya habría colapsado ocho minutos antes. Acompañando a la noche eterna, llegaría la extrema bajada de las temperaturas que, a buen seguro, originaría una angustia irracional en la población. Con el desordenado y creciente pánico global establecido por sobrevivir en un mundo agonizante, los violentos disturbios traerían enfrentamientos de magnitudes apocalípticas. Sin fuerza gravitacional, la tierra y del resto de satélites y planetas que formaban el antiguo sistema solar, vagarían por el cosmos hasta colisionar u orbitar alrededor de otro astro. Pero eso ya daría igual, pues para entonces, los últimos carroñeros y bacterias ya habrían desaparecido antes de que la tierra se convirtiera en un planeta muerto y congelado.

Ortega se abrió paso como pudo entre la enloquecida muchedumbre que atestaba la Explanada Nacional de Washington. En los últimos meses se había apartado de sus férreas convicciones científicas y, aunque con ciertos recelos, empezaba a flirtear con Annlee, la nueva creencia de moda en medio mundo. Le fue imposible continuar cuando se encontraba entre la Galería Freer y el Museo Nacional de Historia, pero desde esa posición pudo ver a Annabel, que micrófono en mano desde la enorme plataforma instalada bajo el obelisco, se dirigía al entregado público.

―Y el ojo amarillo brillará por última vez sobre nosotros ―gritaba la líder haciendo gesticulaciones que hacían danzar su túnica mientras recorría el escenario―, y llegará en la jornada anunciada por Metzengerstein en sus sacros compendios. Y aunque todos sus hijos verán y admirarán su puro fulgor por última vez, ellos serán renovados con la brutal belleza que arrasará para purificar las razas. Y de algunos, solo quedarán las cenizas heladas de lo que fueron, y así, para despertar en la aurora naciente e infinita de una nueva existencia, vosotros seréis los únicos elegidos. Desconfiad de quien reniegue de la doctrina de Annlee o intente engañar con falsas promesas, pues están condenados a que no quede de ellos ni su triste recuerdo.

Cuando el discurso terminó, no sin poca dificultad, Ortega volvió a abrirse paso para alejarse, pues como si de un concierto se tratase, los presentes parecían esperar los bises de su adalid.

Desde el hotel informó a su agencia sobre lo vivido y se despidió de su superior, ya que era el último compromiso con ellos. Ahora le apetecía aprovechar el poco tiempo que quedaba de otra forma que no fuera trabajando, de hecho, había aceptado el último encargo porque quería volver a ver a Annabel antes de que, si se confirmaban las predicciones, todo se fuera a la mierda. Ya habían pasado doce años desde que decidieron dejar la relación, y aunque habían estado en contacto al principio, en los últimos años solo sabía de ella por lo que contaban los medios de comunicación.

Cuando al día siguiente se dispuso a salir del hotel para viajar a Boston, junto a la recepción lo abordaron un hombre y una mujer elegantemente vestidos. Como a estas alturas todo le daba igual, no opuso resistencia cuando lo invitaron a subir al coche que esperaba junto a la puerta. Una hora después, dejaron atrás la ciudad de Washington y, a través de un espeso bosque, se adentraron por un camino privado que discurría serpenteante hasta morir en una despejada llanura rodeada de garitas de vigilancia, donde presidiendo el recóndito lugar, se alzaba una lujosa mansión de estilo colonial.

Junto a la puerta, custodiada de varias personas, una cara conocida lo observaba. Alejada de la imagen pública de líder espiritual, Annabel vestía ropa cómoda e intentaba aparentar cercanía luciendo una sonrisa. Aunque los años la habían tratado bien, aquella mujer distaba mucho de la que él había conocido tiempo atrás, pues ni siquiera se acercó para dedicarle unas palabras.

Durante las semanas que duró su estancia en la congregación, apenas le permitieron acercarse a ella, y aunque el apocalipsis solo llegó de forma selectiva y voluntaria, en ese tiempo fue testigo del mundo que Annabel había creado, moldeando a aquellos elegidos que la idolatraban, y que no dudaron en quitarse la vida junto a ella en una desesperada ceremonia retransmitida e imitada por millones de seguidores repartidos por todo el planeta, una vez confirmada la buena salud del sol.

 

Ahí queda eso; ¿ Habrá escapado el tal Ortega del poder de la “sacerdotisa” o sucumbiría como el resto ante los encantos de su falsa profecía?

Una miriada de gracias a Vicente Ortiz por su inestimable colaboración. Podéis saber más de él y su obra en el blog personal:

/http://vicenteortizrelatos.blogspot.com/

Y en twitter:

https://twitter.com/vicenamon

Seguid enviando vuestros escritos a relatos@metalobscura.com. Como siempre inicuos, apocalípticos saludos.  Mucha fuerza y salud.

 

 

Written By
More from J.C.Ortega

BON APPÉTIT (relato inédito Metal Obscura)

Mi madre era una cocinera sin par. Nadie preparaba como ella las...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.