GAMES FROM HELL: UNDERTALE

Undertale
Undertale

Estrenamos sección aprovechando el nuevo año que entra, llamada Games From Hell. Aparte de la música, otra de mis grandes aficiones son los videojuegos. De hecho llevo jugando desde los cuatro o cinco años con un Spectrum 48k, de esos con cassette. La mayoría de las veces explotaba el juego tras cinco minutos de carga provocando que tuvieras que cargar el juego de nuevo. Santa paciencia.

Del Spectrum salté a una Megadrive, y siempre con un PC de apoyo mientras tanto. Después tuve un prolongado descanso involuntario -las malas notas- tras el que volví al PC, a una Xbox 360, y actualmente castigo una PS4.

Games From Hell es sólo un título llamativo que no tiene mucho que ver con el contenido. Me explico. Va de juegos, desde luego, pero abarca un tipo de videojuegos determinado. Del tipo de que cuando estas inmerso en ellos o te los terminas, notas que has presenciado auténtico arte, que una pequeña parte de tu alma ha cambiado para siempre. La eterna pregunta: ¿los videojuegos son arte? Mi respuesta: el arte es arte, y puede venir por cualquier medio, ya sea el cine, la literatura, la música, o un juego de consola u ordenador.

Para abrir la sección vamos a tratar sobre el último juego que más me ha llegado, el que más me ha trastocado en los últimos años, Undertale.

Al poco de salir Undertale hubo una especie de revolución. Miles, literalmente, miles de críticas positivas por todos lados, que si juego del año por aquí, que si era atípico, que rompía todas las reglas… Yo al hype no le hago mucho caso, así que pasé del tema, sobre todo después de ver los gráficos tan cutres que tenía, en plan homenaje a los 8 bits. Pero un día, aburrido, decidí probarlo. Vamos a ver si es para tanto, me dije.

Aviso que voy a intentar spoilear lo mínimo posible. Efectivamente, los gráficos y la música eran cutres como ellos solos. Pero al poco tiempo, se me hicieron encantadores. Tras el inicio típico de un RPG, pasó algo extraño con el personaje Undiel, algo que me heló el corazón. Bueno, no pasa nada, me dije, sigo con mi rollo. Maté enemigos por aquí, por allá. Hasta que llegué a Papyrus, con quien pude decidir hacerme amigo suyo en vez de luchar con él.

 Aquí pasa algo raro, pensé. Seguí adelante con mis costumbres de matar todo bicho viviente. Sin embargo, la extrema dificultad para acabar con Undyne, me hizo mirar una guía. Mierda, también existía la posibilidad de hacerse amigo de ella, mucho más rebuscada que con Papyrus. Entonces descubrí lo que ofrece Undertale: como en el resto de juegos, no es obligatorio matar a nadie. El juego incluso te da la posibilidad de pasártelo sin causar bajas -bueno, casi- .

Decidí cambiar mi estilo desde ese momento, y hacerme amigo de todo el que pudiera. Me enfrasqué en la historia, me atraparon por completo los personajes tan carismáticos que pueblan Undertale. Llegué al final, donde se me retó a que probara a jugarlo otra vez sin matar absolutamente a nadie. Esto se conoce como la ruta pacifista.

Probé entonces de nuevo con esta premisa, y dios santo qué disfrute. Al margen de que por elegir esta ruta, se abrió aun más la historia y pude visitar zonas nuevas que ampliaban la información sobre este microcosmos. En el sorprendente final, tuve que tomar una durísima decisión para mantenerme en mis trece. Y se hizo la magia de Undertale. La recompensa fue inmensa.

Al terminarlo, estudié en Internet sobre la historia que narra el juego. Me horrorizó ver que existe también la llamada ruta genocida. Una ruta en la que se destruye absolutamente a todo el mundo, y en la que la historia cambia, por supuesto. Hoy por hoy me siento incapaz. Puede sonar como una gilipollez como un castillo, pero le tengo tanto cariño a todos y cada uno de los personajes, que me niego rotundamente a experimentar algo así. Me sentiría como un hijo de perra. Y este juego os aseguro que os lo hará sentir.

No existen palabras que puedan siquiera acercaros a lo que se siente al jugar Undertale. Es una experiencia de la que es mejor saber lo menos posible, y que tiene que vivir uno mismo para entenderla. Uno de los mejores juegos a los que he jugado nunca, y he probado unos cuantos.

Podéis comprar la descarga digital de Undertale aquí. Aunque está en inglés, unos aficionados se curraron un parche de traducción al español, totalmente gratuito, el cual tenéis aquí.

Y nada más, espero que lo disfrutéis. Si os apetece que en futuras entregas revise algún juego en especial, os leo en los comentarios. Stay determined!

Tags from the story
Written By
More from Vermiis

Crítica: Venomous Concept – Kick Me Silly

Cuando Brutal Truth anunciaron que lo dejaban, muchos nos preguntamos por aquel...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.