CRÍTICA: MYRKUR – MARERIDT (2017)

Myrkur - Mareridt (2017)
Myrkur - Mareridt (2017)

Llegué tarde a la fiesta de Myrkur. Pese a ver su nombre por todos lados, no me dio por escuchar sus canciones hasta hace seis meses, momento en el que me enganché a ella como un idiota. Así que podría decirse que fue un flechazo a nivel musical. Su anterior LP, M, me encantó, y su posterior EP Mausoleum me ha servido en muchas ocasiones como una banda sonora perfecta para largas sesiones de estudio y/o relajación.

Por lo tanto, ni qué decir tiene que estaba esperando su último trabajo, Mareridt, como agua de Mayo. Pese a todo esto, lo recibí con algo de miedo y respeto, no quería tener las expectativas demasiado altas para no ser injusto y exigirle demasiado al álbum.

Mareridt no ha resultado ser lo que esperaba. Los toques black metal y blackgaze que tenía M apenas están presentes. Es cierto que se veía venir con las canciones de adelanto y por las publicaciones previas de Myrkur en las redes sociales. La verdad es que, tras un muy buen comienzo con la homónima Mareridt y la black metalera Måneblôt, el disco pierde algo de fuelle e intensidad en las dos siguientes canciones, Serpent y Crown.

Tampoco es que fuera necesario crear un álbum 100% black metal, pero el giro y flirteo hacia el doom en Serpent puede pillar de sorpresa a más de uno. Crown es una canción lenta y melódica que, en mi opinión, rompe la atmósfera conseguida hasta ese momento. Sin embargo, se remonta el vuelo con Elleskudt, un temazo con tresillos muy disfrutable.

No obstante, el daño ya está hecho, y cuando uno espera a continuación temas más rápidos e intensos, se encuentra varios temas doom metal, como Funeral y Ulvinde. Que, la verdad, no tengo ningún problema con el género, pero lo que hace especial a Myrkur es su interpretación y su forma de ver el black metal, y en Mareridt éste no vuelve a aparecer hasta que llega la triste y emotiva Gladiatrix.

Tras escuchar y analizar el disco un montón de veces, me queda claro que, en esta ocasión, Myrkur ha decidido darle más peso a composiciones lentas y siniestras con toques doom. También se nota en esta ocasión una mayor presencia del folk nordico. De hecho se han utilizado numerosos instrumentos de cuerda clásicos del reino escandinavo, como el nyckelharpa .

Me queda claro que no ha sido un cambio para vender más discos, porque en cierta manera, Myrkur ha renunciado a utilizar los recursos que le ha dado más nombre. Esto incluye sus voces angelicales, las cuales estaban mucho más presentes en M que en Mareridt. Como consecuencia, tenemos una evolución musical lógica y creíble, que puede gustar más o menos, pero que resulta ser totalmente respetable.

A mi personalmente este cambio de rumbo me ha supuesto una ligera decepción que a lo mejor a otras personas le puede acabar entusiasmando, todo es cuestión de gustos. Mareridt no es un mal disco, pero creo que para la mayoría de sus fans no va a ser el disco que esperaban. Aun así, seguiré muy pendiente de sus próximos lanzamientos ya que me parece una música excelente que tiene todavía grandes cosas que aportar.

Tags from the story
,
Written By
More from Vermiis

CRÍTICA: MARTYRIUM – DESTINY WORE A BONDAGE MASK (2016)

Martyrium es una veterana banda de black metal industrial procedente de Malta....
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.