CRÍTICA: GORGUTS – PLEIADES’ DUST

No muchos grupos se atreven a hacer un álbum conceptual, e incluso menos se embarcarían en un proyecto de sacar un disco con una única y muy larga canción. Inesperadamente, los canadienses death metaleros GORGUTS han dado un paso adelante y acaban de sacar un EP, Pleiades’ Dust con una sola canción de ni más ni menos que treinta y tres minutos.

Tres años han pasado ya desde que lanzaron el extraordinario Colored Sands, su regreso a la música después de más de una década salpicada, además, por la muerte de dos de sus miembros fundadores. Luc Lemay, guitarrista y cantante original, tuvo suerte y pudo encontrar a Kevin Hufnagel como segundo guitarra y a Colin Marston al bajo de seis cuerdas. No tuvo que ser fácil encontrar músicos que comprendieran el sonido de Gorguts y además pudieran llevarlo a cabo respetándolo y aportándole su propio toque.

Volvamos a Pleiades’ Dust y a lo que supone. Musical y artísticamente implica un paso adelante para Gorguts, no cabe duda que escribir algo así está al alcance de pocos músicos. A nivel de letras, hace tiempo se desmarcaron de la directriz de que la letra sea lo más gore y sangrienta posible; si es posible descríbase detalladamente el modus operandi de algún asesino en serie. Luc Lemay esta vez se basa en la historia que narra el libro La Casa de la Sabiduría, de cómo la ciencia árabe se propagó en la civilización latina de la Edad Media y ayudó a que se civilizara una sociedad algo tosca.

Ahora bien, y siempre a mi parecer, en esta ocasión la idea llevada a la práctica ha podido jugar en su contra, aunque en general este álbum ha sido muy bien recibido por la prensa especializada. Aun así, no nos engañemos, de primeras puede resultar algo infumable tragarse de golpe más de media hora de canción por muy fan que seas de Gorguts. Pleiades’ Dust está estructurada en siete partes, y verdaderamente se siente como una única obra y no una amalgama de pequeñas composiciones. Seguramente hubiera sido más conveniente lanzar el disco con las siete partes diferenciadas como siete canciones, aunque el conjunto real fuera una única.

Pleiades’ Dust, una vez conseguida su asimilación, es un disfrute total. Tras un breve comienzo, empieza con las disonancias y ritmos sincopados que son ya marca de la casa. Por el minuto 11:20 tenemos una sección de arpegios con una atmósfera tranquila que se va intercalando con trallazos explosivos. Poco después en el 14:38 aparece una de las partes más memorables que recuerda a su trabajo anterior. Al terminar esta sección tenemos un descanso en forma de drone ambient que da paso a una sección de guitarras en plan sludge, que a su vez derivan en el particular sonido de Gorguts. Corona el disco por el minuto 28:24 una textura musical particular que ensalza el único solo de guitarra de la canción. Y entonces acaba el viaje con unas melancólicas melodías.

Como conclusión, Pleiades’ Dust es una evolución menos agresiva y oscura de lo que nos presentaron en Colored Sands. , pero sin duda es más rica a nivel musical. Con sus pros y sus contras es una obra a tener en cuenta para este suculento 2016.

Tags from the story
,
Written By
More from Vermiis

CRÍTICA: DEMISED – A WARM PLACE TO STAY (2017)

Es difícil evitar el caer en la tentación de hablar del pasado...
Read More

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.