Relato apocalíptico “Ocho minutos” De Nuria C. Vázquez

Para empezar,  muchas gracias a todos por la gran acogida recibida. Esta convocatoria es un singular llamamiento literario que no busca tanto la perfección literaria -aunque bienvenida sea- y sí recoger el mayor número de  propuestas posibles, para que podamos dar respuesta a diferentes sensibilidades y/o puntos de vista. Espero que sea un compendio representativo de cómo reaccionamos ante un descorazonador futuro. La libertad creativa por supuesto es absoluta, nuestro leitmotiv; algunos asumís el desventuroso fin, otros lucháis por sobrevivir y los hay que hasta cantáis. Es un placer leer tal variedad de registros, de verdad gracias

Con este relato ligero de Nuria C. Vázquez inauguramos el proyecto literario «Ocho minutos». Sin duda un punto de vista «diferente» de lo que podría ser el fantasioso fin de nuestra estrella más cercana.

 En todos los relatos escogeremos una BSO extrema “apropiada”; en este caso corre a cargo de los doomsters mallorquines Golgotha, con el tema instrumental “Caves of Mind”.

https://youtu.be/wN8jAX5wOfA

Ocho minutos para el óbito de Horus

 

Ocho minutos

de Nuria C. Vázquez

 

Huelo algo raro en el ambiente, lo percibo, es un olor rancio, a algo que ya he olido más veces en mi vida, pero nunca tan intenso; es el hedor de cientos, de miles de cuerpos, lo sé, estoy seguro. No los veo pero siento ese tufo penetrante; tanto que no puedo dejar de pensar en otra cosa, además todavía no me atrevo a abrir los ojos, me da miedo lo que pueda encontrar, me paraliza. Nunca había estado tan asustado; bueno sí, el primer día que llegué a casa, cuando me adoptaron. Y no ha pasado tanto tiempo desde entonces pero lo siento muy, muy lejano, la mitad de mi vida ya.

Siempre quise hacer las cosas bien, no quería volver a ese sitio nunca jamás, el maltrato, el dolor, el hambre, la tristeza de no ser nada para nadie. Entonces llegaron ellos y me eligieron, a mí entre todos; allí estaba yo, por fin iba a tener una familia, no me lo podía creer.  Y ahora, ¿Dónde estoy?, ¿dónde están ellos?

Tengo que ser fuerte, abrir los ojos y encontrarlos; lo son todo para mí ¿que voy a hacer solo? Esto no me puede estar pasando; olfateo intentando buscarlos. Dijeron que era el mejor encontrando pistas, el que más olfato tenía y ¿de qué me sirve ahora? Solo huelo a muerte, a nada más; nunca podré encontrarlos y la desesperación se va apoderando de mí. Abro por fin los ojos, caos por todas partes, el sol está apunto de llegar a su ocaso y siento que se apaga, su poder agoniza ¿qué me esperará después de todo eso? Corro, corro hasta quedarme sin fuerzas, no tiene sentido alargar lo inevitable, ya no lo tiene.

Llego al filo del acantilado miro atrás, no veo a nadie, puede que sea el último de mi especie sobre la tierra; pero qué importa ya, si no queda nadie y yo no soy digno de nada. Desde que nací y hasta que encontré a mi familia, fueron muy claros repitiéndome una y otra vez: “no vales nada”.  Esas palabras son las que ahora en el fin de los tiempos retumban en mi cabeza, rugen dentro de mí tanto que las doy por ciertas, no valgo nada.

Cierro los ojos y salto al vacío; mientras caigo pienso: es verdad ¿a quién le importa la vida de un perro?

 

 

 

Sí amigos,  todo “un final perruno” podría decirse. Nuria C. Vázquez nos regala, ya no el punto de vista de un humano, sino la singular y desesperanzadora mirada del mejor amigo del hombre. Gracias por ser parte de “Ocho minutos” Nuria.

En breve más; podéis seguir enviando vuestros relatos a relatos@metalobscura.com . Desasosegantes saludos a todos.

Written By
More from J.C.Ortega

NINGEN ISU (Stoner metal, Japón)- GIRA EUROPEA 2020

Estamos de suerte, los dioses del Stoner/doom  japoneses NINGEN ISU aterrizarán en...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.