CRÍTICA: BENIGHTED – NECROBREED (2017)

Benighted - Necrobreed (2017)
Benighted - Necrobreed (2017)

Ya tenemos carne fresca servida por los franceses Benighted tres años después de la suculenta ración que supuso su anterior Carnivore Sublime. Un tiempo que ha servido para renovar sus componentes, a excepción del fundador y vocalista Julien Truchan y del guitarrista Fabien Desgardins. Esta nueva entrega se titula Necrobreed, en la que Benighted no hacen más que confirmar que junto con Aborted son uno de los grupos europeos que mejor death grind fabrican.

Me llamó mucho la atención, como no, el reclutamiento que hicieron el año pasado en el puesto de la batería. Ni más ni menos que Romain Goullon, conocido por estar en Disabowed y sobre todo por ocupar el trono de los increíbles Necrophagist en los últimos años que pasaron hasta que tristemente se consideraron difuntos por estar ya trece años sin sacar disco. Pude echarle un vistazo a algunos vídeos que colgó Goullon tocando alguno de los nuevos temas de Benighted, y la cosa prometía. Y mucho.

De hecho, la exhaustiva disección que ha recibido Necrobreed por mi parte, me hace llegar a la conclusión de que sería completamente feliz si Aborted y Benighted se fueran turnando cada año para sacar un disco. La banda ha conseguido refinar al máximo su estilo, lanzando un álbum tremendamente cañero, técnico y que resulta variado y divertido de escuchar.

Lo primero que queda claro escuchando Necrobreed es el absoluto dominio que tiene Truchan sobre múltiples registros del metal extremo. Ya desde la frenética Reptilian nos avasalla con voces raspadas asociadas al black metal, con otras más guturales, e incluso con los ocasionales y obligatorios pig squeals. Por otro lado, no sé cómo lo ha hecho Benighted, pero siempre han contado con la colaboración de baterías tan espectaculares como Kevin Foley o David Diepold. La aportación en este disco por parte de Romain Goullon es simplemente bestial, tocando con soltura y frescura todos los ritmos que hagan falta: blast beats, skank beats, gravity blasts, bomb blastspolirritmos

En cuanto a la música en sí que ofrece Necrobreed, tenemos el ya comentado death grind de rigor. Sólo que bastante variado, imagino que por las múltiples influencias que abraza el grupo. No nos equivoquemos, no es que metan trozos de polkas rusas o algo así, pero sí saben cuándo meter un breakdown, una parte slam, un trozo hardcore, o cualquier segmento brutal que venga a cuento. Todas las canciones están repletas de continuos cambios de ritmo y transiciones que implican que sean muy disfrutables y que a la vez no te puedas despistar ni un sólo segundo, porque si no, te pierdes.

Por poner un ejemplo, la genial Mass Grave tiene un inicio muy hardcore con voces death metal, continúa hacia un puente brutal death, vuelve al hardcore, pasa por una sección en la que Truchan parece que rapea con las voces más guturales que os podáis imaginar, todo aderezado con acertados coros hardcoretas. Posteriormente entra una parte death metal tradicional, vuelve el hardcore y el rap, hay una transición que tira hacia el death metal melódico. Y ya para volverse loco, lo coronan con una sección black metal. Esto supone como cinco estilos diferentes en la misma canción, pero no suena nada forzado. Es la forma que tienen Benighted de entender la música y me impresiona que consigan que quede tan bien.

Obviamente, por vuestra salud mental y la mía sobre todo, no voy a analizar canción tras canción. No habría quien se leyera esta reseña. Sólo os voy a decir que me han encantado canciones como las pegadizas Reptilian, LeatherfaceMonsters Make Monsters, o Mass Grave. Pero con la que he alucinado sobre todo por su brutalidad y riffs asesinos ha sido con la homónima Necrobreed. Vaya un temazo.

Así que nada, a escuchar esta entrega de Benighted, que apuntan muy alto con su Necrobreed. Y sobre todo, yo no tengo la oportunidad, pero si pudierais verlos en directo en la gira que están haciendo ahora mismo con nuestros amados Wormed y Unfathomable Ruination, no os lo penséis. Echaos unas tiritas y un bote de mercromina en el bolsillo, y al foso a moshear.

Por cierto, ojito al videoclip que se han marcado con Reptilian. Absteneos los que no aguantáis la sangre o las visceras. Hay que tener estómago para verlo entero.

Tags from the story
,
Written By
More from Vermiis

TOP 10 DEL 2016 (VERMIIS)

Este año ha sido estupendo a nivel musical, lo cual me ha...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.