Reseña de “Comatose”, nuevo álbum de los daneses Ghost Iris

Cuando nos cuestionamos sobre qué es metal y cómo ha evolucionado, nos enfrentamos a muy variados puntos de vista, en los cuales existen discusiones a veces interesantes y otras sin sentido. El desarrollo del género se ha bifurcado en caminos, en los que los seguidores se dividen. Tenemos a aquellos puristas que rechazan ciertas ramificaciones y otros que están dispuestos ampliar su espectro e interés musical.

            Con respecto a esto, ahora nos toca hablar de una de esas bandas que generan controversia para aquellos que no gustan del llamado metal moderno, en el que hay incorporación de elementos del Groove, Nu metal o hardcore. Por consiguiente, este disco y esta banda no son para trues o para aquellos que no disfrutan del metal más actual.

            En esta ocasión, nos corresponde analizar el disco “Comatose” de los daneses Ghost Iris. Este nuevo material, que fue lanzado el 7 de mayo por Long Branch Records, es su cuarto álbum de larga duración y posiblemente su trabajo más visceral, hasta el momento.

            En primera instancia, “Comatose” exhibe una producción pulida y clara; cada instrumento está en su sitio y las diferentes voces matizan de manera efectiva cada segmento de las diferentes canciones. Este disco no busca posicionarse como una obra innovadora o de vanguardia, sino como un trabajo que sigue las pautas de metal core más contemporáneo; esto lo consigue de manera eficiente y con gran calidad.

            El sonido tiene una base de metal core, pero no es lo único que ofrece, ya que agrega algunos pasajes progresivos bien ejecutados; asimismo hay incorporaciones de elementos de groove metal que exponen los elementos más brutales del disco. Como ejemplo de esto, se puede señalar la pista “Paper tiger”, un sanguinario zarpazo con guitarras punzantes y voces agresivas. Los riffs vibran con una energía penetrante y llena de odio. Sin duda, esta es una de las piezas más provocadoras y mejor logradas.

            Por otro lado, la esencia del disco se desdobla con canciones, en las cuales la brutalidad se mezcla con voces limpias, melodiosas y desgarradoras. Los momentos de ferocidad se disuelven entre coros emotivos con una atmósfera muy al estilo del poshardcore.

            El disco busca evocar momentos bisecarles y desgarradores. Las guitarras taladran de manera inclemente en los momentos precisos para luego dar paso a esas armonías conmovedoras y sutiles para así crear un claro oscuro, en el que diferentes emociones se conjuntan.

                        Al llegar a la última pista, el cierre es con oscura joya de nombre “Power Schism”, un tema que comienza con la bestialidad del groove metal más crudo y se va desdibujando entre destellos de melodías pegajosas y algunos toques de nu metal, que se licuan en una extraña pócima que se queda en torrente sanguíneo. Asimismo, se agrega un pasaje inesperado con reminiscencias fugaces de un black metal para terminar con ritmos cortados que van golpeando la cabeza para concluir el disco de una manera contundente.

            En suma, “Comatose” es una material disfrutable en el cual se pueden vislumbrar diferentes matices que hacen que el disco fluya y no exista una sensación de tedio. Los temas son contundentes y pegajosos; además, la ejecución de los músicos es de una alta calidad. Este es un material totalmente recomendable para aquellos que degustan los sabores más contemporáneos que ofrece el metal.

Tags from the story
, ,
More from Jonatan A. González
Pandemic and Roses: opinión sobre la situación de los conciertos Guns And Roses en México
Sin duda, lo único constante es el cambio, el devenir de los...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *