HASTA SIEMPRE BONI (1963-2021)

“Toma, tu cinta de cassette. Te he grabado a ese grupo que te dijo mi hermano que molaban”.

Eran los tiempos de la E.G.B.  La década de los 80 nos soplaba en la cara de lleno, mientras nos deslizábamos por el tobogán de la pubertad a toda velocidad. Y eso sucedía en cualquier punto geográfico del país. En una ciudad cualquiera de la península (en mi caso Barcelona); allí donde los barrios eran territorios en los cuales reinaba un código no escrito. En esas calles, crecíamos al son de unas canciones que nos imprimían fuerza, sentimiento, conciencia social, rebeldía, etcétera. La calle era nuestro campo de juego, de charlas, de ver la vida con los ojos de los que no saben todavía nada de ella, pero que se refugiaban en el útero de aquella música que acababan de descubrir, y que con unos acordes que se abrazaban a unas letras, fueron nuestro líquido amniótico en aquella fase que nos empujaba al precipicio de sensaciones todavía por llegar.

Toda persona amante del rock, tiene una banda sonora a la que recurrir en los momentos buenos y malos de su existencia. En mi caso, está claro que desde aquella primera vez que escuché con doce años a unos navarros llamados Barricada, supe que esas canciones me acompañarían en este caminar. Perdón, rectifico: me acompañan.

Fueron mi bautismo “conciertil”, con apenas catorce años cumplidos, presentando el disco “Rojo” en la Monumental de Barcelona. Y repetí infinidad de ocasiones. Tantas veces, como se precisa oxígeno para respirar. Porque aquella banda eran… nuestra BANDA, la de todos. Vestían como nosotros. Eran sencillos, como nosotros. Tenían ese punto de mala leche necesaria, como nosotros.  Pero poseían  una peculiaridad exclusiva: expresaban lo que nosotros no sabíamos hacer, por eso eran nuestros ídolos. Ser de los de Barricada en el barrio, en la clase, en el pueblo… en cualquier sitio; era algo similar al que es de un club de fútbol: lo es para toda la vida, y si no, es que el veneno del rocanrol no finalizo su tour por todo tu ser, así de claro.

Huelga citar ahora momentos personales que el destino me hizo vivir con esa banda. Ratos inolvidables, y conversaciones que se quedarán ahí, en el mejor sitio que el pasado nos reserva para los buenos ratos: el recuerdo. Y es que desde el pasado 8 de enero, algo se ha apagado para siempre en nuestro interior. A muchos nos costó una infinidad y más, el asimilar aquel final brusco de la banda. Aunque todavía, a ratos muertos, no éramos pocos los que introspectivamente fantaseábamos con un puntual retorno. Pero se quedará en eso, en una fantasía.

 

Boni se ha ido, y un soplido de viento incómodo, nos ha cerrado de un portazo la entrada al sótano de nuestra juventud; al lugar al que bajan nuestros sentidos, para quitarse la mierda salpicada desde otras esferas. No importa, abriremos de nuevo la puerta con la mejor ganzúa que nos dejan los grandes como él: la sonrisa. Y sí, que nadie lo dude, nos sobran fotos y carnavales, pues usaremos esos discos de manoplas empapadas. Y efectivamente, volveremos aseados, envueltos en un mullido albornoz de canciones, para regresar impolutos de nuevo a la batalla de otra jornada.

Aquel nervio sobre el escenario formará parte de nuestros recuerdos. Porque aquellas míticas noches de rocanrol, seguirán siendo esas muescas con forma de guitarra que algún día marcamos en nuestra manera de vivir, porque eso es el rock: una manera de vivir, de sentir, y de ver la vida. Ahora toca que rememoremos aquellos rituales, ya que eran más que conciertos. Y que no se dude, nos sentiremos afortunados por haber disfrutado de esa artesanía rocanrolera, ya fuera cuando grabaron un directo mítico, poniendo boca abajo el Palau d´esports (el “Made in Japan” peninsular, sin duda) en un diciembre que despedía el año 1989. O cuando defendieron la bandera de la honestidad del rock en salas pequeñas, para volver a reinar por todo lo alto de nuevo, años después.

A nosotros nos queda eso: lo vivido y lo grabado. Lo imborrable. Y disfrutaremos de ello, no lo dudes Boni.

Gracias por todo.

 

 

More from Juan El Letrastero
CORVUS V estrena el videoclip ‘Adrenalina’, de la canción incluida en su reciente álbum ‘Advenæ’
‘Adrenalina’ es el nuevo videoclip de CORVUS V. Se trata del cuarto corte de su reciente...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *