Crítica: Ihsahn – Arktis.

ARKTIS es ya el sexto trabajo en solitario de IHSAHN. Conocido especialmente por su trabajo en los fantásticos y ya tristemente difuntos Emperor, Ihsahn sigue demostrando que es un artista prolífico, una mente inquieta incapaz de no seguir creando música.

Tengo que reconocer que pese a que Emperor es uno de mis grupos favoritos, el trabajo en solitario de Ihsahn nunca me ha llegado a enganchar. Me han parecido trabajos tan experimentales que se me antojaban pasados de rosca y no conseguía mantener mi atención en la música.

Pero este último lanzamiento, Arktis, es muy variado y a la vez consistente. Tenemos tintes de teclados algo psicodélicos en Disassembled, algo de hard rock en Mass Darkness, estribillos preciosistas en South Winds, e incluso recuerdos a los Emperor del disco Prometheus en Pressure. Incluso aparece un saxofón en Crooked Red Line. Todos estos arreglos y giros en la composición dejan claro que Ihsahn es un artista con mayúsculas que utiliza la música como medio para expresarse y dejar su huella en el mundo. No tiene complejos y utiliza las influencias que considera necesarias a la hora de crear canciones.

Ihsahn, cuyo nombre real es Vegard Sverre Tveitar se encarga, como toda su trayectoria en solitario, de grabar todos los instrumentos excepto la batería, esta vez a cargo de Tobias Ørnes Andersen. Imagino que a Tveitar le gusta tenerlo todo controlado.

Como curiosidad, Arktis significa ártico en noruego, pero este disco es de todo menos frío y estéril. Al contrario, consigue ser un álbum dinámico y cálido donde cada canción es un descubrimiento. Un buen disco en definitiva.

Tags from the story
,
Written By
More from Vermiis
CRÍTICA: WOLVES IN THE THRONE ROOM – THRICE WOVEN (2017)
Rectificar es de sabios. Eso debieron pensar Wolves In The Throne Room...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *