Latin J-music. Grupos Latinos con un Toque Japonés.

Japón es un país extraño. Al estudiar su historia cualquiera puede notar cómo un calentador de sandalias asciende hasta ser uno de los militares más destacados del país, una época llamada el gran cierre, una resistencia a la cultura occidental seguida de una occidentalización promovida por el mismo Estado, derrotar a Rusia en guerra, transformarse en una de las mayores fuerzas conquistadoras de Asia para ser derrotados del modo más cruel que haya visto la humanidad hasta ahora.

Dentro de esas extrañezas, de las que solo se señalaron algunas, podemos ver su postura gris en cuanto a uno de los temas políticos de la actualidad: ¿Japón es un país colonizador o colonizado? Si bien intentaron conquistar China y Corea, con muy buenos resultados, también sufrieron la ocupación de Estados Unidos después ser el objetivo de dos bombas atómicas. Lo cierto es que actualmente tiene una de las culturas más influyentes del mundo; a tal punto que es de los pocos países que ha influido a Norteamérica sin necesidad de un movimiento migratorio importante (en comparación con los de otras regiones).

No es secreto para nadie que la cara más conocida de dicho proceso cultural es el anime. Un medio tan diverso que cualquiera puede encontrar algo de su agrado, desde dramas desgarradores sobre la depresión hasta historias de superación enmarcadas en batallas que consisten en mujeres que solo se golpean con los senos y el trasero. Es esa variedad la que provoca que sea tan fácil entrar a ese mundo que es tan distinto para lo occidentales y comprenderlo, por lo menos un poco.

Una vez descrito esto, no es difícil imaginar que existen músicos influenciados por las corrientes japonesas; desde aquellos que toman las temáticas en un tono completamente otaku hasta quienes se han adentrado en la cultura para producir obras que combinan las raíces de su patria y del país del sol naciente.

Esto no es algo de extrañarse en nuestra región, pues el mestizaje musical (por llamarle de algún modo) es muy usual en Latinoamérica. Desde el rock de la onda chicana en México hasta los diversos estilos de cumbia a lo largo del continente, siempre se ha tomado un estilo para adaptarlo a la zona del músico en cuestión, a veces con más de dos influencias a la vez.

En este contexto llega Latin J-music. Una iniciativa que recoge a algunos artistas latinos que producen música con diversos grados de influencia japonesa. Al momento hay grupos de México, Perú, Colombia y Chile. Muchos de los que tienen buena participación en eventos de anime, otros que incluso han visto la fortuna de presentarse en el mismo Japón. El colectivo no se limita a un estilo en concreto, es abierto a las expresiones musicales, siempre y cuando cuenten con ese toque japonés que las distingue. Puede ser el tema, el idioma o incluso la composición misma o la puesta en escena.

Los grupos que conforman actualmente el colectivo son los siguientes: Raion, que une los sonidos de ambas regiones. Aidoru 47 con letras de temática otaku. Zhoryo que actualmente experimenta con el chiptune. Breahtless quienes tocan Nu metal con estética del visual kei. Undesire que dan esa fantasía de escape tan común para aquellos que se sienten rechazados en un ambiente que comparte diversas ramas del metal. Yue como otra de las propuestas multi estilo en la que conviven el visual kei y pop japonés. Y por último Natalia Danae quien es la primera mexicana en participar en el show Nodojiman The World en el mismo país oriental.

Como se puede notar, la mayor parte del texto se dedica a explicar un contexto que pareciera desconectado del objetivo de presentar el colectivo. La realidad es que el propósito es, en primer lugar hacer a un lado la discriminación que existe alrededor de los fanáticos que, a pesar de haber incrementado su número en años recientes, no han visto disminución en la exclusión. De modo paralelo se busca terminar con el miedo de estos fanáticos para que se atrevan a llevar a cabo ese proyecto en el que han pensado, pero, por temor a no encontrar una buena recepción no han dado el primer paso.

La existencia de Latin J-music es la muestra de un público listo para recibir grupos o solistas que se identifiquen en mayor o menor medida con la cultura japonesa, también del apoyo que se recibirá al mostrar calidad. No solo eso, es la prueba de que existen opciones fuera de Japón para todos aquellos espectadores ávidos de deseos de música nueva y con la cual se puedan identificar.

Las redes del colectivo son las siguientes:

Facebook: https://www.facebook.com/latinjmusic

Instagram: https://www.instagram.com/latinjmusic

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCaaNL3vQstk6kLcBIWJ-QVQ

E-mail: latinjmusic@gmail.com  

Tags from the story
,
More from Icaro Arciaga

El futuro de La Mole Convention

El día de ayer la convención La Mole dio noticias sobre el...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.