Blaze Bayley – The Redemption of William Black (Infinite Entanglement Part III)

Con Infinite Entanglement (2016)  y Endure and Survive – Infinite Entanglement Part II (2017) se cierra el círculo iniciado con The Redemption of William Black – Infinite Entanglement Part III, dando por concluida la saga de aventuras espaciales.

Lo primero que querría destacar es la calidad musical que el combo Absolva aporta a este disco. Sus componentes, Chris Appleton (guitarra), Karl Schramm (bajo) y Martin McNee (batería) rayan muy por encima de la interpretación de Blaze y la misma composición de los temas.

The Redemption of William Black arranca por el mismo camino que sus capítulos previos, el de un Heavy Metal clásico emulando descaradamente a los Maiden, con la pieza “Redeemer”, canción directa y de lironda y repetitiva melodía; desde luego, no podemos hablar de un inicio sorpresivo que nos vuelva locos. La tendencia a buscar este tipo de estribillos sencillos se extenderá por el álbum, y donde queda más evidente es en “Are You Here”, ideal para corear en los directos, aunque simplista en su cimentación y transcurso. También llama la atención la profusión de piezas cortas, como el caso de “Inmortal One”, con un inicio hablado y que a mí me ha dejado indiferente. Continúa “The First True Sign”canción con más matices que las anteriores, aunque sin excederse en florituras. Llega el momento de las guitarras acústicas y los medios tiempos, territorio en el que Blaze Bayley se adentra con frecuencia, como el caso de “Human Eyes”“Prayers of Light”, de tintes más power, con Chris Jericho en los coros. Uno de los cortes más destacados es “18 Days”, con la participación de Liz Owen a la voz formando dueto con Blaze. Already Won” es un corte muy hard rockero, corto y contundente. En “Life Goes On” vuelven las guitarras acústicas, para tornarse irse volviendo eléctricas y aceleradas. Energía que tiene su continuación en “The Dark Side of Black”, con caña y estupendos riffs. Destacando, de nuevo, la parte musical. En ultimo lugar el extenso “Eagle Spirit”, con un tono más tema épico.

Es entendible la intención de Blaze de rendir tributo a su ex-banda, jugando así en terreno seguro y comercial, aunque su música se vaya despersonalizando. El trabajo más flojo de la trilogía, tal vez parido con premura, con temas que no enganchan a pesar de las repetidas escuchas.

Written By
More from Alanegra

Crítica: Black Cyclone – Death Is King (2018)

Todo un pelotazo de speed/trash el lanzamiento de estos suecos, que no...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.